La depresión mayor puede ser como una nube oscura que te sigue a todas partes, empañando tu día a día.
Te roba la energía, las ganas de hacer cosas, y hasta el apetito.
Te hace sentir triste, vacío, y sin esperanza.

Es como si llevaras un peso enorme sobre tus hombros, que te dificulta hasta las tareas más sencillas.
Dormir, concentrarse, o incluso disfrutar de las cosas que antes te gustaban se vuelve cuesta arriba.

Te puedes sentir irritable y aislado, alejándote de las personas que quieres.
Tu mente se llena de pensamientos negativos, y hasta puedes llegar a pensar que no vales nada o que la vida no tiene sentido.

La depresión mayor no es solo «estar triste», es una enfermedad que puede afectar tu vida en todos los aspectos.
Si crees que puedes estar deprimido, no dudes en buscar ayuda.
No estás solo, y hay muchas personas que te pueden ayudar a salir de ahí.

Información científica sobre la depresión mayor

La depresión mayor es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por una tristeza profunda y persistente que interfiere con la vida diaria durante al menos dos semanas.

Síntomas

Los síntomas de la depresión mayor pueden incluir:

  • Sentimientos de tristeza, vacío o desesperanza.
  • Pérdida de interés o placer en actividades que antes se disfrutaban.
  • Cambios en el apetito: pérdida o aumento de peso sin hacer dieta.
  • Dificultad para dormir o dormir demasiado.
  • Pérdida de energía o fatiga.
  • Dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa.
  • Pensamientos de muerte o suicidio
depresion mayor

Causas

Las causas de la depresión mayor no se comprende completamente, pero se cree que son el resultado de una combinación de factores:

  • Genética: La depresión puede ser hereditaria.
  • Bioquímica: Los cambios en los niveles de ciertos neurotransmisores en el cerebro pueden contribuir a la depresión.
  • Factores ambientales: Experiencias traumáticas, como el abuso o la pérdida de un ser querido, pueden aumentar el riesgo de depresión.

La terapia Gestalt y la depresión mayor

La terapia Gestalt, al igual que la psicología Gestalt, tiene una visión holística del ser humano.
Se centra en la experiencia presente del individuo, incluyendo sus pensamientos, emociones, sensaciones y su relación con el entorno.

Abordaje de la depresión

La terapia Gestalt no busca eliminar la tristeza o la desesperanza, sino ayudar al individuo a comprender y aceptar estas emociones como parte de su experiencia presente.
Se trabaja para que la persona pueda:

  • Tomar conciencia: De sus emociones, sensaciones y necesidades en el presente.
  • Expresar: Sus emociones de forma sana y constructiva.
  • Responsabilizarse: De su propia experiencia y dejar de culpar a otros o al pasado por su situación actual.
  • Vivir en el presente: Dejar de rumiar el pasado o preocuparse por el futuro y centrarse en el aquí y ahora.
  • Encontrar su propio camino: Descubrir lo que es importante para ellos y tomar decisiones responsables por su propio bienestar.
depresion mayor terapia gestalt

Técnicas

La terapia Gestalt utiliza diversas técnicas para ayudar a las personas con depresión, como:

  • El diálogo: Se utiliza para explorar la experiencia presente del individuo y ayudarlo a comprender sus emociones y necesidades.
  • Las técnicas expresivas: Se utilizan para ayudar al individuo a expresar sus emociones de forma sana y constructiva, como la pintura, el dibujo, la escritura o la dramatización.
  • El trabajo corporal: Se utiliza para ayudar al individuo a tomar conciencia de sus sensaciones corporales y de cómo estas se relacionan con sus emociones.
  • La silla vacía: Se utiliza para explorar las relaciones del individuo con otras personas.

Beneficios

La terapia Gestalt puede ayudar a las personas con depresión a:

  • Reducir los síntomas de la depresión: Tristeza, desesperanza, fatiga, etc.
  • Mejorar su estado de ánimo: Sentirse más positivo y con más energía.
  • Aumentar su autoestima: Sentirse mejor consigo mismo y con sus capacidades.
  • Desarrollar relaciones más sanas: Con otras personas.
  • Vivir una vida más plena y significativa.

Conclusión

La terapia Gestalt puede ser una herramienta poderosa para combatir la depresión mayor.
Su enfoque holístico, centrado en el presente, la responsabilidad personal y la creatividad, ayuda a las personas a:

  • Aceptarse a sí misma: Con sus emociones, defectos y virtudes.
  • Vivir el presente: Dejar de rumiar el pasado o preocuparse por el futuro y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.
  • Expresarse sin miedo: Sacar a la luz sus emociones de forma sana y constructiva.
  • Tomar las riendas de su vida: Dejar de ser víctimas de su pasado y tomar decisiones que les hagan felices.
  • Reconectar con su cuerpo: Escuchar su cuerpo y cuidarlo de forma adecuada.
  • Encontrar su camino: Descubrir lo que es importante para ellas y vivir una vida plena y significativa.

No es una solución mágica, pero sí una alternativa eficaz que ofrece muchas ventajas.
Requiere tiempo, esfuerzo y un terapeuta calificado, pero puede ayudarte a superar la nube oscura de la depresión y a vivir una vida mejor.

Recuerda que no estás solo y que hay ayuda disponible.

terapeuta gestalt

Artículo escrito por:

Lydia Viñerta Muñoz

Lydia es terapeuta Gestalt especializada en el campo del duelo y la pérdida, problemas de pareja, baja autoestima, conflictos internos y psicooncología.